Última modificación el octubre 30, 2021 por RealidadUSA

Dónde pedir ayuda para pagar la renta

¿Qué pasa si al perder el trabajo, aunque sea temporalmente, necesitas ayuda para pagar la renta? A medida que los estados intentaban frenar la propagación del coronavirus imponiendo cierres o órdenes de permanencia en el hogar, el pago de la renta se hizo más difícil. Incluso después de que muchos estados levantaran los cierres, los inquilinos afectados económicamente se han preguntado qué ayuda pueden obtener para pagar el alquiler o evitar el desalojo.

Mientras que el gobierno federal, los estados, los municipios y los prestamistas privados ofrecen programas para los propietarios de viviendas que evitan la ejecución hipotecaria y el desalojo o proporcionan alivio en el pago de la renta, muchos programas también ofrecen ayuda a los inquilinos. Estos programas estaban activos durante el momento álgido de los cierres por coronavirus y las órdenes de permanencia en el hogar, pero muchos están expirando o han caducado.

Encuentre ayuda para la renta en organismos gubernamentales, organizaciones sin ánimo de lucro y programas de caridad. Algunas de las agencias pueden proporcionar ayuda financiera continua. O aprenda a solicitar una ayuda puntual para el alquiler, así como a obtener referencias para una ayuda a la vivienda a más largo plazo.

El tipo exacto de ayuda disponible, ya sea para un pago de alquiler vencido o próximo u otra factura, dependerá de la cantidad de fondos disponibles, así como de la situación del inquilino. Los solicitantes pueden obtener ayuda para pagar el alquiler o pueden obtener apoyo para inscribirse en una vivienda pública u otros recursos.

Puntos clave

  • El Plan de Rescate Americano ofrece asistencia financiera adicional a los inquilinos.
  • El 28 de julio de 2021, la FHFA anunció protecciones para los inquilinos de propiedades multifamiliares con préstamos respaldados por Fannie Mae o Freddie Mac, exigiendo a los propietarios que avisen a los inquilinos con 30 días de antelación antes de ser obligados a abandonar la vivienda.
  • Algunos gobiernos estatales y locales han impuesto sus propias moratorias de desahucio.
  • Varias agencias de servicios sociales, estados y gobiernos locales también ofrecen ayudas al alquiler.
  • La moratoria de desahucio de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) finalizó el 26 de agosto de 2021, con una sentencia del Tribunal Supremo (6 a 3) que la anuló.

¿Quién puede optar a la ayuda a la renta?

Para la ayuda federal al alquiler, los inquilinos son elegibles si cumplen los siguientes criterios:

  • Los ingresos del hogar no pueden superar el 80% de los ingresos medios de la zona
  • Al menos un miembro del hogar debe estar en riesgo de quedarse sin hogar o de sufrir inestabilidad en la vivienda
  • Uno o más miembros del hogar deben tener derecho a prestaciones de desempleo o haber sufrido dificultades económicas -directa o indirectamente- a causa de la pandemia

Los hogares con ingresos más bajos y con miembros de la familia que hayan estado desempleados durante tres meses o más tendrán prioridad para recibir asistencia.

Para saber si cumple los requisitos para recibir asistencia, póngase en contacto con una agencia de asesoramiento en materia de vivienda aprobada por el HUD en su estado.

¿Cómo solicitar ayuda del Gobierno para pagar la renta o la hipoteca?

Vamos a verlo en vídeo:

Ayuda del gobierno para renta

El gobierno ayuda a pagar la renta en la mayoría de las jurisdicciones. Muchos estados, organismos federales y locales proporcionan algún tipo de ayuda financiera. Puede haber subvenciones gubernamentales que ayuden a pagar el alquiler o los costes de la vivienda. Además, puede que otros organismos administren programas públicos o de asistencia en efectivo. Los fondos de esas fuentes pueden ayudar a pagar los gastos de la renta, los depósitos de seguridad, los gastos de almacenamiento u otros gastos de vivienda.

Por ejemplo, el gobierno federal tiene subvenciones ESG, así como de prevención y realojamiento de personas sin hogar. Los estados también ofrecen ayudas al alquiler, y como ejemplos Massachusetts ofrece RAFT, el THHSC está disponible en Texas, el programa EFAHP de Florida, y está el programa RAP de Connecticut. Estos son algunos de los programas de ayuda al alquiler administrados por el gobierno que están disponibles para los inquilinos con problemas, pero cada uno es sólo para los residentes de esos estados que cumplen con los ingresos, así como otras calificaciones. Otros estados tienen sus propios recursos de ayuda a la vivienda y al alquiler.

Estas organizaciones ofrecen fondos únicos o continuos. La ayuda al alquiler se ofrece mediante la concesión de subvenciones gratuitas y también hay muchas otras prestaciones gubernamentales en materia de vivienda. Cada programa estatal se centra en ofrecer asistencia financiera a corto plazo para ayudar a pagar una parte del alquiler que se debe, y esto se hace en un esfuerzo por reducir la falta de vivienda en la comunidad.

El objetivo es proporcionar ayuda temporal para el alquiler a los inquilinos con ingresos bajos o moderados. Para saber más sobre cómo solicitar los fondos, póngase en contacto con las agencias y programas de asistencia de su estado. Los gestores de casos le proporcionarán información sobre cómo obtener ayuda para el alquiler de este tipo de recursos. Los programas son locales. Por lo tanto, cada condado, ciudad y pueblo suele contar con numerosas agencias locales que pueden ofrecer ayuda para el pago del alquiler, y que también figuran en la página.

como aplicar para ayuda de renta

Ayuda monetaria para pagar renta

Ley CARES de protección contra el desalojo

La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica (CARES), promulgada el 27 de marzo de 2020, fue la primera pieza legislativa que proporcionó protección contra el desalojo. Especificaba que los inquilinos no podían recibir una notificación de desalojo hasta el 25 de julio de 2020. Como es habitual, la notificación de desalojo debe dar al inquilino 30 días para abandonar la propiedad.

Durante los 120 días de moratoria para el desalojo, los propietarios no podían cobrar multas, penalizaciones u otros cargos por pagar la renta con retraso.

La moratoria de desahucio no exime a nadie de la obligación de pagar el alquiler. La moratoria de desalojo no exime a nadie de la obligación de pagar el alquiler, sino que simplemente impide a los propietarios desalojar a los inquilinos durante ese período por retraso o falta de pago,

El 3 de agosto de 2021, el CDC emitió una nueva moratoria de desalojo específica para las zonas con tasas de transmisión de COVID-19 elevadas o considerables, que entró en vigor el 3 de octubre de 2021. Sin embargo, el 26 de agosto de 2021, el Tribunal Supremo anuló la orden del CDC, poniendo fin a la moratoria de desalojo.

Viviendas de alquiler cubiertas por la moratoria de desahucios

Uno de los programas del gobierno es el de programa de vivienda subvencionada o pública, que incluye casas unifamiliares yapartamentos. Dispone de 1,2 millones de hogares ubicados en viviendas públicas administradas por el gobierno federal.

La moratoria temporal sobre las solicitudes de desahucio se refería a cualquier vivienda de alquiler que fuera una de las siguientes:

  • Cubierta por la sección 41411 de la Ley de Violencia contra las Mujeres de 1994 (34 U.S.C. 12491(a)
  • que estuvieran cubiertas por el programa de vales de vivienda rural en virtud del artículo 542 de la Ley de Vivienda de 1949 (42 U.S.C. 1490r)
  • Tenía una hipoteca con respaldo federal o un préstamo hipotecario multifamiliar, como un préstamo hipotecario de la FHA

Historia de las moratorias de desahucio relacionadas con COVID-19

El plazo de la moratoria de desahucio se amplió varias veces después de su introducción por la Ley CARES el 27 de marzo de 2020. l 24 de junio de 2021, el CDC anunció que el plazo se había ampliado por tercera y última vez, pasando del 30 de junio de 2021 al 31 de julio de 2021.

La moratoria estaba disponible para los inquilinos solteros que ganaran 99.000 dólares o menos y para las parejas que ganaran 198.000 dólares o menos y que declararan que no podían pagar el alquiler debido a las dificultades relacionadas con la COVID y que se quedarían sin hogar si eran desalojados. La Agencia Federal de Financiación de la Vivienda (FHA) anunció el 28 de julio de 2021 que todas las propiedades multifamiliares con préstamos respaldados por Freddie Mac o Fannie Mae debían dar a los inquilinos 30 días de aviso antes de desalojarlos.

El 3 de agosto de 2021, el CDC emitió una nueva moratoria de desalojo selectiva para las zonas con tasas de transmisión de COVID-19 altas o considerables, según la definición del CDC a partir del 3 de agosto de 2021, en vigor hasta el 3 de octubre de 2021. Sin embargo, una sentencia del Tribunal Supremo puso fin efectivamente a la moratoria del CDC al anular la protección el 26 de agosto de 2021.

La orden establecía que si un área no cubierta por la orden experimentaba más tarde niveles de transmisión sustanciales o altos, esa área estaría entonces sujeta a la orden.12 Basado en los datos de los siete días anteriores, el mapa de los CDC de Nivel de Transmisión Comunitaria por Estado/Territorio muestra lugares marcados como de alto, sustancial, moderado, bajo riesgo y sin datos.

Ley CARES de ayuda al alquiler basada en el inquilino

La Ley CARES proporcionó al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) 17.400 millones de dólares adicionales en ayudas directas al alquiler, vales de vivienda, viviendas públicas y viviendas para personas mayores. En general, los propietarios no pueden desahuciar a los inquilinos durante cualquier periodo en el que se les haya concedido la indulgencia.

Ayudas a la renta de organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro

Además de las organizaciones gubernamentales mencionadas, hay muchas otras opciones sin ánimo de lucro disponibles para la ayuda al alquiler, incluyendo iglesias, organizaciones benéficas como el Ejército de Salvación, Caridades Católicas, United Way y otros grupos. Muchos de ellos están asociados con el gobierno y también ofrecen ayuda para pagar el alquiler y los costes de vivienda relacionados. Algunas de las organizaciones sin ánimo de lucro, como el Ejército de Salvación y United Way, pueden ayudar a pagar los alquileres atrasados si disponen de fondos. A continuación encontrará cómo contactar con algunas de estas organizaciones benéficas y cómo solicitarlas.

La demanda de cualquier tipo de ayuda al alquiler es siempre muy alta. A menudo se da prioridad a las personas que viven en un apartamento y que se enfrentan a una dificultad o crisis financiera a corto plazo y que también tienen algún tipo de ingreso. Muchas de estas organizaciones benéficas, así como las organizaciones sin ánimo de lucro, tienen algún tipo de dinero que puede ayudar a pagar los costes de la vivienda. Los fondos pueden utilizarse para cubrir los alquileres atrasados, las facturas de energía, los gastos de mudanza o almacenamiento e incluso los depósitos de seguridad.

Docenas de organizaciones benéficas nacionales y locales ayudan a sufragar los gastos de alquiler. También suelen ofrecer gestión de casos, remisiones y otros servicios sociales. Aunque no dispongan de financiación, el personal de una organización benéfica suele proporcionar información sobre cómo solicitar subvenciones gratuitas o incluso préstamos en efectivo para pagar el alquiler. Consulte el siguiente enlace de organizaciones benéficas que pueden ayudar a pagar el alquiler.

O llame a su agencia local de acción comunitaria para averiguar cómo pueden ofrecer a las familias de bajos ingresos ayuda para el alquiler a corto plazo. Los gestores de casos repasarán los servicios gubernamentales y los programas de tipo de subvención que pueden estar disponibles. El personal puede ayudar a los inquilinos a rellenar las solicitudes de fondos para pagar el alquiler, las facturas de energía o calefacción, o más. El personal también puede proporcionar información sobre viviendas asequibles y de bajos ingresos.

Siempre hay referencias disponibles si una agencia no tiene fondos para pagar el alquiler atrasado u otros gastos de vivienda. Llamando y solicitando en estas organizaciones, incluso si no estás directamente afiliado a su grupo o ya eres miembro, a veces puedes conseguir la ayuda financiera que necesitas. O si una organización no tiene financiación, muchas pueden remitir a la gente a otra agencia que puede ayudar a pagar el alquiler así como otras facturas si tu necesidad es grande. O un gran lugar para las referencias es el programa de asistencia para el alquiler de United Way.

También hay otras organizaciones benéficas o sin ánimo de lucro que pueden proporcionar ayuda para pagar otros gastos de vivienda, como las facturas de los servicios públicos y la calefacción, en una situación de emergencia. Los recursos proporcionados suelen ser de carácter puntual o se conceden por orden de llegada. Esto significa que no debes depender de estas fuentes a largo plazo para una ayuda continua para la renta o la vivienda.

Algunos ejemplos de organismos que pueden ayudar con este tipo de gastos son Caridades Católicas, oficinas gubernamentales de servicios sociales, United Way, Cruz Roja Americana, San Vicente de Paúl, el Ejército de Salvación y la Sociedad de Ayuda Legal. Hay otras organizaciones que pueden ayudar con el alquiler en una crisis, como los solicitantes que se enfrentan a un desempleo inesperado o a una reducción de los ingresos del hogar. Encuentre más agencias de ayuda de emergencia para el alquiler.

Muchas iglesias locales están aumentando sus programas de asistencia, incluyendo la oferta de más ayuda para el alquiler, la ayuda para la factura de la luz, y más. Sin embargo, muchas de estas iglesias dependen en gran medida de las donaciones de la comunidad y, por lo tanto, suelen disponer de fondos muy limitados.

Ayuda a la renta a corto plazo o agencias que ayudan con los costes de la mudanza

Numerosas agencias sin ánimo de lucro gestionan programas de vivienda a corto plazo y de transición. Para las familias que están atrasadas en el pago del alquiler y se enfrentan a un desalojo inminente o para las personas que no tienen hogar, estos programas pueden ayudarles a encontrar un lugar donde vivir, como un refugio o un apartamento de bajos ingresos.

También pueden ayudar a los clientes a ganar autosuficiencia mientras permanecen en esta vivienda a corto plazo. Luego, una vez que están listos para salir, los administradores de casos dirigen al cliente a un programa local de asistencia para el alquiler para ayudarles a establecerse.

Una vez que se produce la estabilidad, obtienen asistencia para localizar una nueva casa o apartamento de bajos ingresos donde vivir. Aunque son más limitados, algunos de estos servicios de transición pueden dirigir a los clientes cualificados a recursos que pueden ayudarles a pagar los gastos. Puede haber ayuda financiera para pagar los costes de la mudanza, el depósito de seguridad, los gastos de almacenamiento o incluso el primer mes de alquiler que se debe al propietario de la nueva casa. Encuentre una lista de programas de viviendas temporales de transición, incluyendo apartamentos o refugios.

Las organizaciones sin ánimo de lucro y las organizaciones benéficas también pueden ofrecer ayuda para pagar los depósitos de alquiler. En general, si una familia está viviendo en una casa que ahora es inasequible, o si una persona estaba sin hogar y ahora tiene un trabajo, se le puede proporcionar ayuda. También puede haber ayuda para pagar los gastos de mudanza o el primer mes de alquiler que exige el arrendador.

La ayuda financiera para el depósito de seguridad o los gastos de mudanza no es tan común. La agencia suele querer que el solicitante sea estable antes de proporcionarle dinero. Sin embargo, puede haber ayudas al alquiler a corto plazo como parte de un programa de realojamiento u otro programa respaldado por el gobierno. Más información sobre la ayuda para la fianza.

Encontrar ayuda para la renta para padres solteros, discapacitados, familias en situación de pobreza y personas mayores.

Algunas agencias centran sus recursos en determinadas situaciones. Por ejemplo, puede haber ayudas al alquiler para discapacitados, personas mayores o tal vez padres solteros. Otros programas apoyan a las familias que viven en la pobreza o por debajo de ella, o si el inquilino no tiene trabajo. Se pueden encontrar soluciones para las madres solteras, que pueden recibir una subvención en metálico que cubra la vivienda, incluido el alquiler y los gastos de mudanza, para ellas y su hijo.

Los hogares de bajos ingresos con un miembro discapacitado física o mentalmente pueden tener derecho a una ayuda para el alquiler. El gobierno federal tiene dos programas diferentes de vales, así como apartamentos con subsidio de ingresos, y esto se suma a cualquier pago del SSI. Las subvenciones del gobierno pueden ayudar a pagar el alquiler, puede haber fondos para pagar las facturas de energía, así como otros gastos de la vivienda. El objetivo es garantizar que la persona con discapacidad tenga una casa o un apartamento en el que vivir. Descubra cómo recibir ayuda para el alquiler por una discapacidad.

Las familias con ingresos muy bajos pueden obtener ayuda para el alquiler a través de programas basados en los ingresos. El principal es el de vales de la sección 8 del HUD (Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano), que también puede ayudar a las familias que viven en la pobreza. Esto requerirá que la familia pague una parte de sus ingresos para sus gastos de vivienda, incluyendo el alquiler, los servicios públicos y otros costos. El HUD también puede conceder préstamos o subvenciones para ayudar a la familia a comprar una vivienda cuando llegue el momento.

La mayoría de las ayudas son para familias que viven en la pobreza o cerca de ella. Pero también hay ayudas al alquiler para personas mayores con bajos ingresos, discapacitados mentales o físicos y víctimas de abusos domésticos. El gobierno proporcionará ayuda financiera al cliente, y los fondos o vales pueden ayudar a pagar parte de su alquiler, mientras que la familia tendrá que pagar el resto de lo que se debe. Lea más detalles sobre los vales de elección de vivienda de la sección 8 del HUD.

Ayudas a la renta de organizaciones o programas de subvención del Gobierno Federal

El gobierno federal proporciona miles de millones de dólares cada año para la vivienda, así como para la ayuda continua al alquiler. Existe el programa Emergency Solutions Grants, que es el principal. La ayuda adicional incluye vales del HUD, apoyo legal gratuito y una amplia variedad de otros programas de asistencia que pueden ayudar a realizar los pagos del alquiler. El gobierno y el ESG también proporcionan fondos adicionales de forma anual a las agencias locales.

El dinero se asigna en todo el país y miles de organizaciones sin ánimo de lucro reciben subvenciones. Los fondos se dan directamente a los solicitantes calificados por esas agencias. Todos los fondos emitidos tienen como objetivo ayudar a los inquilinos a pagar los alquileres atrasados o incluso las facturas de servicios públicos. Cada año se asignan fondos a las familias que tienen dificultades para cubrir sus necesidades de vivienda.

El nombre del principal recurso que se financia es The Homeless Prevention and Rapid Re-Housing Program, pero hay otros. La mayor parte de la ayuda para el alquiler se distribuye a nivel del gobierno local. Su agencia local de servicios sociales, el gobierno del condado, organizaciones benéficas y otras organizaciones tramitarán las solicitudes. Infórmese y averigüe cómo solicitar los servicios de prevención para personas sin hogar, y descubra cómo se combina la ayuda para el alquiler junto con la gestión de casos.

La organización más importante es el HUD (Housing and Urban Development). Este organismo administra varios programas diferentes para las personas sin hogar, los inquilinos que se enfrentan a un desahucio y las familias con bajos ingresos.

Casi 1,5 millones de familias utilizan uno o más de sus programas. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano ayuda a los necesitados a pagar el alquiler y los depósitos de seguridad. También hay vales disponibles del HUD que pueden ayudar a los discapacitados, así como a las personas mayores, a pagar los atrasos de alquiler que puedan tener. O los vales pueden utilizarse para acceder a una vivienda subvencionada. También pueden pagarse otros gastos de vivienda, como las facturas de energía.

La mayoría de las ayudas financieras están dirigidas a personas con bajos ingresos, incluidas las personas mayores y los discapacitados. Además de ofrecer subvenciones que ayudan a pagar la renta, el Programa de Vales de Alquiler del gobierno también ayuda a aumentar la disponibilidad de opciones de vivienda asequible.

También está disponible para los veteranos, las familias monoparentales y las personas vulnerables. Para ello, permite a las familias seleccionar viviendas de alquiler de propiedad privada, incluidos apartamentos o casas adosadas.

El Desarrollo Rural del USDA proporciona viviendas asequibles, vales y ayudas al alquiler para las familias rurales con dificultades. Los beneficiarios suelen ser residentes con bajos ingresos, discapacitados, inmigrantes, agricultores y ancianos que viven en edificios de viviendas múltiples en ciudades o pueblos pequeños.

Los veteranos y sus familias pueden obtener ayuda para pagar el alquiler de un recurso del gobierno federal conocido como Programa de Vivienda de Apoyo de Asuntos de Veteranos. Se trata de un programa basado en subvenciones que puede proporcionar ayuda financiera durante uno o más meses. Este servicio proporciona vales de ayuda para el alquiler, así como ayuda para el depósito de seguridad, tanto a los veteranos como a sus familiares directos. También puede utilizarse para evitar que se produzcan desahucios.

Recibir asesoramiento legal para evitar desahucios

Más de un millón de personas al año reciben algún tipo de asistencia o asesoramiento legal gratuito de un abogado para ayudarles a hacer frente a los desahucios, así como a los avisos de pago o abandono. Los abogados no sólo proporcionan asesoramiento, sino que a menudo pueden remitir a los clientes a recursos que pueden ayudarles a pagar el alquiler o a hacer frente a otros gastos de vivienda. La asistencia la proporciona la Legal Services Corp. financiada por el gobierno federal.

Como parte de este servicio financiado por el gobierno federal, los abogados pueden intentar mediar en una solución con el propietario para ayudarle a pagar el alquiler y asesorarle sobre sus derechos. También pueden ayudarle a solicitar prestaciones del gobierno, como la sección 8, ofrecerle ayuda para resolver la discriminación en materia de vivienda, representar al inquilino en los tribunales de vivienda y proporcionarle solicitudes para otras formas de ayuda financiera. Incluso puede haber abogados que representen al inquilino en el tribunal de la vivienda, y este proceso puede remitir al cliente a un lugar que pueda ayudarle con el alquiler. Encuentre más detalles sobre el asesoramiento jurídico gratuito.

Solicite subvenciones gratuitas del gobierno o privadas para pagar el alquiler. No es necesario devolver los fondos. Hay dinero disponible para pagar los alquileres atrasados y los gastos de vivienda relacionados. Muchas organizaciones privadas sin ánimo de lucro, así como el gobierno, tienen información u ofrecen subvenciones en efectivo que pueden utilizarse para ayudar a pagar el alquiler.

Housing First es una solución que combina el dinero para pagar el alquiler, los gastos de mudanza, las tasas de solicitud de arrendamiento y otros gastos junto con una casa o un apartamento permanente y asequible en el que vivir. El gobierno federal, a través de agencias como el HUD, se asocia con estados y organizaciones sin ánimo de lucro para ofrecer esta solución. La ayuda para el alquiler y la colocación en una vivienda permanente ayudan a reducir el número de personas sin hogar en las comunidades locales. Más información sobre los programas Housing First.

Programas de prevención de desahucios

En caso de crisis, los inquilinos pueden encontrar una ayuda de emergencia para la renta a través de programas de prevención de desahucios. El gobierno federal, muchas autoridades locales y estatales de la vivienda, así como organizaciones sin ánimo de lucro, cuentan con programas de prevención de desahucios de emergencia. Combinan todo, desde la asistencia jurídica gratuita hasta el alojamiento a corto plazo, así como la ayuda para pagar los gastos de alquiler atrasados. La asistencia está dirigida a personas con ingresos bajos y moderados, así como a familias que han recibido un aviso del propietario.

Muchos de los programas intentan evitar los desahucios y los juicios asociados a ellos, ayudando a pagar una pequeña parte de los gastos de alquiler atrasados, con el objetivo de evitar que se queden sin hogar. Algunos incluso intentan detener las ejecuciones hipotecarias. Proporcionan recursos como la mediación, la evaluación de propietarios e inquilinos, la resolución de conflictos, el pago directo de los alquileres o subvenciones a los inquilinos, así como otras formas de ayuda acelerada al alquiler. También es posible que una agencia pueda ayudarle a encontrar una vivienda más asequible. Continuar con la prevención de desahucios.

Las familias con un desahucio en su historial por impago de alquileres o incluso de facturas de energía suelen tener dificultades para alquilar una nueva casa o apartamento. A menudo necesitan ayuda para tratar de resolver los problemas legales o los problemas de crédito. Los abogados, junto con las organizaciones sin ánimo de lucro, pueden proporcionar ayuda. Ofrecen desde asesoramiento gratuito para tratar con los tribunales hasta recursos que proporcionan ayuda para el alquiler, los depósitos y el asesoramiento crediticio.